Durante toda mi infancia, conviví con mi familia que era muy cristriana (evangélica) y eran muy duros con las personas gays u homosexuales, por lo que hacían comentarios homofóbicos y cosas contra ellos. Por ejemplo, hacían reuniones para humillarlos y atacarlos. Cuando se enteraron que soy gay, yo tenía 19 años, me humillaron y dijeron que era el diablo. Tuve que salirme de la iglesia por tanta presión de parte de los hermanos de esta.