Cuando tenía 17 años, en una reunión familiar, un hermano me reclamó por mi forma de divertirme; dijo que no le gusta y que odiaba a los homosexuales.
Al salir de una discoteca y tomar un taxi, antes de llegar a mi casa, el taxista se encontró con uno de sus amigos. Ellos dos abusaron de mí, me golpearon y violaron.