Una vez estábamos en el Puente Quiñones, estábamos trabajando; por el frío comenzamos a tomar metidas en un carro de por ahí. Cuando se acabó el trago, fuimos a trabajar picadas y calentadas, pues. Luego de un rato, llegó una camioneta de Serenazgos de La Victoria y nos comenzaron a insultar, tirar agua y después se bajaron del carro para pegarnos con sus cachiporras. Nosotras como estábamos calentadas e indignadas comenzamos a resistir y a hacerles frente. Igual nos sacaron la mierda, las caderas y piernas de mi amiga quedaron muy hinchadas, partes de mi cuerpo también, pero ella estaba peor. Todo horrible. Estábamos bien golpeadas, por eso decidimos ir a la comisaría para hacer la denuncia respectiva, pero en la comisaría no nos querían atender y nunca pasaron nuestra denuncia.