Mi padre nunca aceptó mi orientación, por lo que recibí maltrato físico y psicológico a diario desde los 10 años hasta los 15; es por ello que tomé la decisión de alejarme de mi casa y olvidarme de mi familia por los constantes maltratos que sufría cuando era niña entrando y adolescencia.