En el colegio, un profesor hablaba de las cosas malas que hay en el mundo, que el Perú no iba a progresar porque hay personas (delincuentes, alcohólicos, etc. y homosexuales). Yo estaba en su clase, pero no le dije nada, porque estaba mal en su curso; yo sabía que me lo decía a mí: yo era el peor estudiante en rendimiento, quizá por eso me lo dijo.