Jesús Álvarez
30 años, persona de género no binario gay
Arequipa Cercado

 
 
 

“En el cumpleaños de mi padre, mientras yo estaba en mi habitación con mi pareja, un tío se refirió a los homosexuales como antinaturales y perversos, que en otros países existe la pena de muerte contra ellos, con tufo inquisidor. Yo, una persona retraída, tímida y aún no visible como homosexual, por la violencia  naturalizada y ejercida durante toda mi vida, guardé silencio. La impotencia y dolor de no poder reconocerme ante mis seres mas cercanos, es un trato inhumano, aún mas retraído por miedo a la violencia heterofascista que se manifestaba en mi entorno cercano. Desde ese momento entendí que ocultándome iba a empeorar mi vida emocional, afectiva y social. Decidí emprender una batalla desde el feminismo por mi dignidad y la de muchxs compañerxs reconociéndome como maric@n serran@ y hacerle frente a esos sistemas de dominación fascistas. A partir de lecturas transfeministas entendí que la dictadura hetero y de género no serán abolidas sino afrontamos toda forma de opresión que no solo pasa por nuestra identidad de género, orientación sexual sino también de raza o clase.“