En el colegio, una vez me dieron folletos de diversidad sexual, los repartí y mis compañeras me preguntaron si yo era así. Me insultaban, me decían que las lesbianas eran machonas, que eso estaba mal; una vez me dijeron "lesbiana de mierda". Los profesores sí sospechaban; una de mis compañeras tiró dedo de quienes eran lesbianas, pero no llegó, porque ya era promo y era el último año.