He recibido muchos insultos y humillaciones por parte de mi mamá al enterarse de mi orientación sexual; la pelea llegó mas allá de lo verbal y hasta el día de hoy, aunque con menos frecuencia, sufro agresiones por parte de ella