Un amigo (hétero) me llamó un día para tomar unas chelas. Yo estaba con mi flaco, así que le pregunté si podía ir con él. Me dijo "Sí, ¡obvio!, Oye, pero...no me traigas tampoco un culo de cabros, pues.