En la universidad, cuando se enteraron de mi opción, mis compañeros dijeron que las lesbianas y gays deberían morir quemados. También, por parte de mi mamá que dice que estoy siendo tentada por el diablo, y que si soy lesbiana será una gran decepción y por ende dejaría de ser hija y de llamarle madre .