Nunca pensé escribir sobre esto en realidad, pero es necesario visibilizar. Hace tiempo, subí a un taxi, porque tenía que llegar a una terminal para irme de viaje a una conferencia/encuentro al interior del país. Al estar dentro y con destino a la terminal de bus, el taxista comenzó a hablar y a preguntarme cosas. Por lo general, detesto hablar con gente que no tenga ningún tipo de conexión. Así que no le hacía caso. Hasta que me preguntó si tenía novia. Y yo le dije que no de una forma tajante. Entonces, él atinó a decirme: ah, entonces, eres mariconcito. Yo le dije: qué te importa, no es tu vida. Y me insistió en tener relaciones sexuales. Le dije que no. Entonces, él se detuvo en una parte un poco oscura como por el centro histórico, y yo le dije que si me hacía algo iba a "partirle la cara" con un objeto filudo. En ese momento, sentí mucho miedo; estaba temblando. El carro llegó a un semáforo que estaba en rojo y me bajé inmediatamente del taxi sin pagarle, menos mal él taxista no siguió intimidándome. Yo estaba con mis maletas y mis cosas de viaje.


Lo que sucedió me hizo pensar varias cosas. Por ejemplo, sobre como uno puede reaccionar de una forma muy violenta para poder defenderse, y que por eso te puedan denunciar injustamente por defenderte y no crean lo que digas ante las autoridades. Menos mal no me pasó nada grave. Pero estuve a punto de que me agredan sexualmente. No me acuerdo de la placa; en ese momento estaba solo bien nervioso. Ahora, temo un poco ir en taxi o ir solo.

Considero que contando esto siento menos carga. Algunas veces, estar empoderado, o creer estarlo, no sirve si es que vivimos en una sociedad que te violenta por costumbre. Espero que estas situaciones no les pasen a más personas. Y, nuevamente, insisto en que se tomen acciones legales y no se dejen pasar las cosas como yo lo hice: por miedo.