Nestor
43 años, hombre cisgénero gay
Los Olivos

 
 
 
 

“Al salir del clóset, mi hermana, quien siempre fue mi amiga, mi yunta, en quien confiaba, me trató mal. Me dijo desde `maricón´ hasta `pederasta´. En ese momento yo no entendía nada y solo me daba rabia, pero no contra ella sino contra mí mismo. Me tomó dos años entenderla y ella a mí. Ella reaccionó como madre, protegiendo a sus hijos y como ignorante, porque en ese entonces no comprendía que ser homosexual no es perversión, ni enfermedad. Ni yo tampoco tenía información en qué apoyarme para hacerle comprender. Hoy volvimos a ser los hermanos de antes y me acepta tal cual“.