Si bien siento atracción hacia ambos sexos, no tengo deseo sexual, no me interesa el sexo y no creo que esto sea anormal; soy asexual. Pero, sí, mis compañeros me han discriminado por esto, lo que me lleva, a veces, a mentir sobre mi vida sexual para que no se burlen de mí.