Antes de declararme gay, vivía en la casa de mis abuelos quienes me apoyaban económicamente; por ello, empecé a estudiar en la universidad y vivía una vida cómoda. Un día, mi tía encontró fotos mías con mi ex pareja (cabe especificar que sospechaban por mi estilo de vestimenta y porque no me gustaba salir con chicos). Cuando le cuentan a mi abuelo, ellos me botan de la casa, me piden que me quite el apellido y me sacaron de la universidad.