Hace un par de años, durante un paseo el centro de trabajo donde laboraba, me sentí violentado por mi expresión de género. En esta salida, los chicos se dispusieron a jugar fútbol (deporte que a mí me encanta) y como las chicas no querían jugar, yo igual decidí unirme al partido de fútbol de los chicos. Durante una de las jugadas, me "cae" un pelotazo en la espalda y el señor, que en ese entonces era mi jefe, le dice al chico que detenga el juego y se acerca a pedirme disculpas. Varios comenzaron a gritar que por qué detenía el juego, que si yo hubiese tirado el pelotazo no hubiese parado el juego ni pedido disculpas. Es decir, dio a entender que dado que estaba jugando con los chicos (yo en ese momento no me identificaba como transgénero) no merecía ni respeto ni consideración; me sentí violentado. Nota: Al finalizar el partido, me habló y me dio a entender que no entre al baño de hombres.