Segundo Miranda - Hombre Gay 

Desde pequeño tuve un comportamiento femenino y eso molestaba mucho a mi madrastra. Nunca se llevó bien conmigo ni con mi hermano (aunque él no es gay). Un día (cuando tenía 12 años) se enteró de que yo tenía un amigo, un romance de infancia; y para castigarme me obligó a vestirme con la ropa de una de sus hijas diciéndome que, ya que me comportaba como mujer, debía vestirme como una. Me forzó y me sacó a la calle para exhibirme, para que todos en el barrio se burlaran de mí.

A los 17 años, mi papá se enteró de mi orientación sexual, no sé cómo, quizás por mi madrastra. No lo sé. Y al llegar de uno de sus viajes de trabajo, lo primero que hizo al verme fue insultarme “¡Maricón, vergüenza de la familia, agarras tus cosas y te vas!”. Me encerró en el cuarto y me agarró a correazos. Cogí mis cosas y partí junto con mi hermano hacia Lima, a casa de mi mamá.

En Lima, fui acogido por mi madre y aunque siempre me cuidé de no generar escándalo o algo que la avergonzara, asumí mi identidad y mi condición con libertad y las veces que he necesitado el apoyo de mi mamá o de mis hermanos, la he tenido.

Actualmente, soy estilista profesional y vivo mi vida de manera independiente.