Hace 3 meses, en el aniversario de la universidad, cuando iba a ingresar, usualmente separan las colas en hombre y mujer para que seamos revisados y comprobar que no llevemos algún objeto no debido. Entonces, me coloco en la fila de mujeres, pero el de seguridad, que revisaba a los hombres, me jala y me dice que yo debo estar en la fila de hombres. Le comenté que yo era mujer y comenzó a reírse. Su compañero se percata de lo que estaba haciendo el joven, me pide disculpas y me voy hacia la fila de las mujeres. Pero el joven me vuelve a jalar, y de forma prepotente, me dice que yo tenía que ir en el lado de los hombres. Sin embargo, dos amigos míos intervinieron cuando se dieron cuenta de lo que me estaba haciendo y me defendieron.